Necesitaba las alas

Necesitaba las alas.
Ellas nos muestran los horizontes sin fín de la imaginación,
nos llevan hasta nuestros sueños,
nos conducen a lugares lejanos.
Son las alas las que nos permiten conocer las raices de nuestros semejantes
y aprender de ellos.

(Paulo Coelho)

recuerda tus sueños

¿volverá la magia?

Solo si tú crees.
¿Crees en las hadas?...

Deja que el viento entre y se lleve lo que sobra.
Deja que las raices beban el agua que necesitan.
Deja que los colores vuelvan a serlo todo.
Deja que aquella magia...

Nos Resucite.

I believe in you

Soledad, el camino que has escogido
inquieta ruta, sin regreso
Un día encontrarás tu luz nuevamente
Tu no sabes?
No dejes, se fuerte

Sigue tu corazón
Deja que tu amor te conduzca a traves de la oscuridad
Vuelve a un lugar que una vez conociste
Yo creo, Yo creo, Yo creo, en ti

Sigue tus sueños
Se tu mismo un angel de bondad
No hay nada que no puedas hacer
Yo creo, Yo creo, Yo creo, en ti

Solito, te iras fuera solito
Corazón abierto al universo
Donde vayas busca sin mirar atras
No esperes que el día nazca

Sigue tu estrella
Ve hasta donde tu sueño te lleva
Un día lo tocarás
Si tu crees, si tu crees, si tu crees, en ti
Sigue la luz, no apagues la llama que tu llegaras
En el fondo de ti recuerda
Que Yo creo, Que Yo creo, Que Yo creo, en ti

Algun día yo te encontraré
Algun día tu también me encontraras
Y cuando te tenga cerca
Yo se que es verdad
Sigue tu corazón
Deja que tu amor te conduzca a traves de la oscuridad
De vuelta a un lugar que una vez conociste
Yo creo, Yo creo, Yo creo en ti
Sigue tus sueños
Se tu mismo un ángel de bondad
No hay nada que no puedas hacer
Yo creo, Yo creo, Yo creo en ti

sigue tu estrella

sigue tu estrella

El lenguaje natural del alma es poesía y música. Florece sobre el símbolo, el mito y la metáfora. La facultad del alma es la imaginación. Esa facultad es nuestra manera de alcanzar el significado mas amplio.
Gifs animados

sábado, 15 de diciembre de 2012

La metamorfosis



Tenía tres años cuando hice el descubrimiento psicológico más importante de mi vida. A esa edad descubrí que, obedeciendo a sus leyes internas, un ser vivo pasa por ciclos de crecimiento, muere y vuelve a nacer como un nuevo ser.

 Un día, estaba jugando con mi pipa de mazorca de maíz con la que hacía burbujas mientras ayudaba a mi padre en el jardín. Me gustaba ayudarle porque él comprendía a los insectos y a las flores, y sabía de dónde venía el viento. Cuando encontré un bulto pegado en una rama, papá me explicó que la Oruga Catalina se había hecho crisálida, y me propuso que la lleváramos a casa y la claváramos en la cortina de la cocina. Algún día, de ese bulto iba a surgir una mariposa.

 Ya había visto cosas misteriosas en el jardín de papá, pero esto superaba incluso mi imaginación. De todos modos, con mucho cuidado, atravesamos los dos alfileres de la crisálida en la cortina y todas las mañanas bajaba corriendo las escaleras con mi muñeca y mi pipa para mostrarles la mariposa. ¡Pero la mariposa no aparecía! Papá me decía que tenía que tener paciencia. Las crisálidas parecen muertas, pero dentro de ellas se van produciendo cambios extraordinarios. La vida de una oruga es muy distinta de la vida de una mariposa y necesitan cuerpos diferentes. Una oruga sólo mastica hojas; la mariposa bebe néctar.

 La oruga es asexuada, casi ciega y tiene que arrastrarse por la tierra; la mariposa pone huevos, y puede ver y volar. La mayoría de los órganos de la oruga se disuelven y el líquido que queda ayuda a que crezcan las alas, los ojos, el cerebro y los diminutos músculos de la mariposa que se va desarrollando. Pero todo el proceso es muy difícil, tan difícil que la criatura no puede hacer nada más en esa etapa. Tiene que quedarse dentro de su capullo protector. Yo seguía esperando que esa oruga perezosa y glotona se transformara en una delicada mariposa, pero para mis adentros había llegado a la conclusión de que papá se había equivocado.

 Sin embargo, una mañana, cuando estábamos comiendo nuestro cereal mi muñeca y yo, me di cuenta que no estaba sola en la cocina. Y ahí estaba, con las alas abriéndose todavía, brillando apenas con la luz transparente; era un ángel capaz de volar. Su capullo estaba vacío. Ese hecho misterioso que se produjo en la cocina fue mi primer contacto con la muerte y el renacer.

 Años más tarde descubrí que la mariposa es un símbolo del alma del ser humano. También descubrí que, apenas sale del capullo, la mariposa deja caer una gota de excremento que se ha ido acumulando. Generalmente es una gota roja y, a veces, la mariposa la deja caer en su vuelo. Es así que un conjunto de mariposas pude producir una verdadera lluvia de sangre, fenómeno que despertaba terror y recelo en las antiguas culturas y que en algunos casos daba lugar a verdaderas masacres.

 Simbólicamente, para liberar a nuestra mariposa también tenemos que sacrificar una gota de sangre, dejar el pasado atrás y mirar hacia el futuro.

 La delicada transformación que se produce en la crisálida es una transformación crepuscular entre el pasado y el futuro. Una parte de nosotros sigue mirando hacia atrás, añorando la magia de lo perdido; otra se alegra de despedirse de nuestro pasado caótico; otra observa hacia delante con todo el valor que logra reunir; otra se entusiasma ante las posibilidades de cambio; otra se queda inmóvil, sin atreverse a mirar en ninguna dirección.

 Quienes aceptan conscientemente a la crisálida, ya sea en el psicoanálisis o en su vida diaria, aceptan la paradoja de la vida y la muerte, una paradoja que adopta distintas formas en cada nueva espiral de crecimiento.

 En "El viaje de los magos" de T.S. Elliot, uno de los Reyes Magos describe lo vivido en Belén de regreso en su país:

 ... así que seguimos y llegamos al anochecer, ni un momento antes de tiempo para encontrar el sitio: fue (podría decirse) satisfactorio. Todo eso pasó hace mucho, lo recuerdo. Y lo volvería a hacer; pero escribid. Esto escribid. Esto: ¿se nos llevó tan lejos a buscar Nacimiento o Muerte? Había un Nacimiento, es cierto, tuvimos prueba sin duda.

 He visto nacimiento y muerte, pero había creído que eran diferentes; este nacimiento fue dura y amarga angustia para nosotros, como Muerte, Nuestra muerte. Volvimos a nuestros sitios, a estos Reinos, pero ya no más a gusto aquí, en el viejo estado de cosas, con una gente extraña aferrándose a sus dioses. Me alegraría de otra muerte. Si aceptamos esta paradoja, lo que parece ser una contradicción intolerable no nos aplasta.

 El nacimiento es la muerte de la vida que conocíamos; la muerte es el nacimiento de la vida que aún no hemos vivido. Tenemos que aceptar esta contradicción y dejar que nuestro círculo se amplíe. Los que nunca salen del capullo; los que encuentran que la vida es “fastidiosa, rancia, vana e inútil” o, como se dice actualmente, “aburrida”, tiene un grave problema.

 Sin poder escapar de su inmovilidad, se aferran a sus juguetes de la infancia, se alejan de la realidad actual y se quedan sentados, esperando liberarse del dolor por arte de magia y poder vivir entonces en un mundo “justo y bueno”, un mundo de fantasía que tenga la inocencia de la niñez. Temerosos de abandonar las relaciones que les impiden crecer; temerosos de enfrentarse a los padres, los compañeros o los hijos que siguen teniendo actitudes infantiles, se hunden en la enfermedad crónica o la muerte psíquica.

 La vida se convierte en una red de ilusiones y mentiras. En lugar de hacerse responsables de lo que sucede y de aceptar el desafío del crecimiento, se aferran a la estructura rígida que han ido construyendo o que recibieron al nacer. Tratan de permanecer “estáticos”, en una actitud que atenta contra la vida, porque la ley de la vida es el cambio. El quedarse “estático” equivale a la descomposición, sobre todo en el Jardín del Edén.

 ¿Por qué sentimos tanto temor ante el cambio? ¿Por qué, cuando estamos tan ansiosos por cambiar, nos desesperamos aún más cuando empieza a producirse una transformación? ¿Por qué perdemos nuestra fe infantil en el crecimiento? ¿Por qué nos aferramos a nuestros antiguos lazos en lugar de abrirnos a nuevas posibilidades, al mundo desconocido de nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra alma?

 Plantamos grandes bulbos de amarilis. Los regamos, dejamos que les dé la luz del sol, vemos como aparece el primer brote verde, el tallo que se apresura a crecer, las yemas, y luego admiramos las hermosas flores acampanadas que ofrecen un aleluya a la nieve del jardín. ¿Por qué tenemos que tener más fe en un bulbo de amarilis que en nosotros mismos? ¿Será porque sabemos que la amarilis va creciendo guiada por una ley interior, una ley con la que ya hemos perdido contacto?

 Si nos damos tiempo para escuchar a la amarilis, podemos vibrar con su silencio. Podemos sentir su eterna quietud. Podemos llegar al fondo del misterio. Y en ese lugar, el lugar de la Diosa, podemos aceptar el nacimiento y la muerte. La bellísima flor va a morir algún día, pero si permitimos que el bulbo repose y lo dejamos en la oscuridad, el próximo año surgirá otra flor.

 La inseguridad es la esencia misma del temor ante el cambio. Quienes reconocen su propio valor entre sus seres queridos pueden marcharse y volver sin temor al alejamiento. Saben que los quieren por ser como son. Nuestra sociedad dominada por la informática es fascinante y eficiente, pero está destruyendo cada vez más los auténticos valores humanos. Por muy compleja que sea una máquina, no tiene alma ni se guía por sus instintos. Una computadora pude vomitar todos mis datos personales, pero no puede recorrer los pasadizos subterráneos de mi soledad, ni escuchar mi silencio, ni responder a la sombra que pasa frente a mis ojos. No puede calcular la profundidad y la extensión del alma humana.

 Cuando una sociedad se programa deliberadamente de acuerdo con una serie de normas que apenas se relaciona con los instintos, el amor o la intimidad, quienes se deciden a convertirse en individuos confiando en la dignidad de su alma y en la creatividad de su imaginación tienen razón de sentir miedo. Son parias alejados de la sociedad y, en mayor o menor medida, de sus propios instintos.

Mientras trabajan en el silencio de su capullo suelen pensar que están locos. También piensan que enloquecerían aún más si renunciaran a la fe en su búsqueda personal. Así como la crisálida estaba prendida a la cortina de la cocina, en la pared de sus habitaciones han clavado un proverbio de Blake: “si el necio persistiera en su estupidez se convertiría en sabio”.....

 Fuente: “Los Frutos de la Virginidad” Autor: Marion

http://activismosagrado.blogspot.com.es/2012_10_01_archive.html

El amor lleno de alma

EL AMOR LLENO DE ALMA

El amor con alma esta enraizado en las profundidades naturales, y no adaptadas del alma. Fluye de nuestra dotación natural como seres humanos. Se desarrolla de manera natural a medida que el "niño" es nutrido.

Hemos nacido con emociones que afirman la vida: la curiosidad, la sorpresa y la alegría. Tambien tenemos emociones que defienden y preservan la vida, como el miedo, la cólera y la tristeza. Los niños son curiosos y se arriesgan. Tienen mucho valor. Se aventuran en el mundo externo que es inmenso y peligroso. Un niño confia inicialmente en la vida y en el proceso de la vida. Los hechos son amistosos. Se puede confiar en el universo y el niño tiene una predisposición natural a creer en esto. Cuando un niño es engañado tiene la capacidad de recuperarse.Su pensamiento es mágico y no logico. No logico es una manera de conocer. Es la manera más habitual que tiene nuestra alma para conocer. Pensar de una manera no lógica es poetico. Implica imaginación y sentimiento.El lenguaje natural del alma es poesia y musica. Florece sobre el símbolo, el mito y la metafora. La facultad del alma es la imaginación. Esa facultad es nuestra manera de alcanzar el significado mas amplio.

Los eruditos biblicos hablan de "sensus plenior", o un significado mas completo del texto en las Escrituras, queriendo decir con ello que cada texto tiene un significado literal y un significado mas completo. La vida tiene un sentido literal, y un sentido mas completo basado en el misterio. Ese misterio esta enraizado en el terreno creativo del Ser.

La plenitud del alma emergerá espontáneamente si el "niño" puede desarrollarse. Nuestras practicas patriarcales y educativas han intentado sacarnos de la niñez. Necesitamos los fundamentos que proporciona la infancia. Tenemos que agarrarnos a la visión y a los talentos de la infancia. Necesitamos una educación que provoque y expanda los modos de conocer nuestra infancia.

El verdadero amor humano no es posible sin plenitud del alma.El amor implica pasión, ardua labor y valor. Es un proceso, y con fecuencia es ambiguo y tormentoso. El amor está constantemente desarrollandose y profundizando. La expansión es su misma naturaleza.

El amor lleno de alma tiene polaridad dentro de sí. Implica, no sólo éxtasis, sino también duración. El éxtasis solo no formara unos sólidos cimientos del amor.El amor lleno de alma alimenta la calidez emotiva, pero tambien la capacidad para el conflicto. Sin conflicto, las direrencias reales no pueden ser negociadas y resueltas.

La plenitud del alma nos conduce a la espiritualidad. Con espiritualidad podemos ver con una visión mas amplia. La totalidad se hace visible.La espiritualidad celebra la vida y esta sobrecogida ante los poderes superiores.

La plenitud del alma nos lleva a la comprensión de que la espiritualidad es nuestro destino humano. Somos espirituales por naturaleza. No somos seres materiales intentado volvernos espirituales. Somos seres espirituales en un viaje humano. El alma ve la profundidad en cada cosa y en cada persona.

El amor lleno del alma es la energía que cada realidad creada posee en la búsqueda de su propio bien. No es un amor personal. No podemos llamarle íntimo, pero es un apetito inconsciente de totalidad y de plenitud que se halla en cada cosa.¡Es parte de la fuerza de la vida que nos hace ir hacia la plenitud!

Amar con plenitud de alma es encontrar a la otra persona en su mapa del mundo, entrar en su verdadera manera de ser. Convertirnos en el otro sin perdernos nosotros mismos.

Cuando estamos progresivamente conectados con otros seres creados, experimentamos una conciencia más unificada.

La sabiduría fluye desde las alturas del amor del alma. La sabiduría es ver la imagen mas amplia.Tenemos vislumbres de conciencia superior, tenemos señales del misterio de nuestro poder superior, tenemos momentos de gracia en los que los dones del amor surgen de las profundidades de nuestra alma.Trabajamos en ello, damos tropezones, tenemos problemas y vemos los frutos de nuestra perseverancia y confianza.Nos arriesgamos y decidimos cambiar nuestro hábitos oxidados y nuestras viejas respuestas.Cambia de dirección nuestra vida.No sabemos exactamente cómo ir de aqui a allí.Pero somos felices y estamos de nuevo llenos de ánimo. Emerge un amor nuevo y fresco.¡Estos son los procederes del alma!¡Esto es el "Amor lleno de Alma"!


Extractos del libro "Crear Amor" de John Bradshaw


*Reflexión*


Para poder percibir el mundo de otra manera tenemos que estar dispuestos a experimentar una transformación personal. No conformarmos con una realidad basada en la información que nos suministran sólo nuestros sentidos, y considerar como nuestra realidad lo que no tiene principio ni fin: el Amor.Si aceptamos al Amor como nuestra única realidad, sentiremos que nuestra vida se llena de plenitud, de paz interior y de liberación.